EL FONDO ESTÁ CERCA

Ha llegado la hora de instaurar un verdadero Estado de Derecho en El salvador

Por Hermann W. Bruch

La ciudadanía despierta. El vaso del abuso ha sido colmado. La necedad de la clase política los ha dejado al descubierto y sus ideas (si es que alguna vez tuvieron idea de lo que se requiere) se les han agotado. Los estertores se sienten, se ven. El moribundo sistema político da lástima. Mejor dicho, algunos personajes que lo conforman dan lástima. No son todos, pero sí la mayoría. La gente los desprecia. Las personas, especialmente los jóvenes, se ríen de ellos, les dan clase de civismo, los invitan a retirarse.

 

A lo mejor aún tenemos que experimentar algún deterioro adicional antes de tocar fondo, pero el fondo está cerca, muy cerca y al llegar a él, se dará el vuelco. La ciudadanía consciente y responsable tiene el deber de evitar que el vuelco sea tormentoso y tratar de minimizar los estragos.

 

Hemos oído hablar del derecho a la insurgencia que tenemos los ciudadanos cuando las instituciones están fallando. Claro que sí. Claro que debemos hacer uso de ese derecho. No podemos ni debemos esperar que el perverso sistema se corrija por voluntad propia. Eso es pecar de ingenuidad, o, en el caso de algunos “entendidos”, de perversidad. Predicar moderación puede ser peligrosamente confundido con apatía, abstención, dejar hacer, dejar estar. Lo que necesitamos es más acción, más participación, más enojo, MÁS INDIGNACIÓN.

 

No debemos dejar pasar el momento ni la oportunidad que tenemos de enderezar las cosas. Tenemos el “motor” intelectual y jurídico que nos proveen esos 4 Magistrados robustos y si no hacemos un sólo cuerpo con ellos, estamos dejando pasar una dorada oportunidad para hacer de nuestro país un mejor lugar para vivir.

 

You can leave a response, or trackback from your own site.