ABUSO DE PODER

Así no se vale

Por Hermann W. Bruch

La noticia nos llegó por medio de este periódico y también los dos principales matutinos de prensa escrita. Orlando de Sola apresado y esposado como un vil delincuente.

No creo que se deba dar tratamiento especial a nadie por pertenecer a la clase adinerada de nuestro país, pero sí creo que deben respetarse nuestras leyes.

El caso de Orlando de Sola es un pleito familiar por cuestiones de dinero y de propiedad y por lo tanto no puede ni debe ser tratado como un caso penal. El encarcelamiento es el resultado de triquiñuelas de abogados corruptos ayudados por jueces corruptos. Lo que ha habido aquí es abuso de poder. Mejor dicho corrupción en las esferas del poder muy probablemente con la participación, a lo menos pasiva, del Presidente de la Corte Suprema de Justicia quien a su vez, ha sido abogado querellante por la parte contraria de Orlando de Sola, su hermano Herbert Arturo. El caso se complica aún más pues Herbert es socio de Alfredo Cristiani y todo parece apuntar que estas fuerzas oscuras del poder político y judicial se han puesto de acuerdo en un contubernio asqueroso.

Nuevamente la justicia ha sido manoseada de manera sucia en contra de un ciudadano cuyo único pecado es que piensa diferente al resto de su familia y del “club de los adinerados” de nuestro país. Conozco bien a Orlando pues hemos andado en vueltas políticas en pro de nuestra democracia. Hemos sido ambos tildados de antisistema, pues no nos plegamos a las perversidades que imperan en nuestro quehacer nacional.

Conozco la historia de Orlando acerca de su pleito con sus hermanos. Típicos pleitos de familias por cuestiones de herencias. El afán por el dinero es más fuerte que los vínculos familiares, las novelas así lo cuentan desde siempre, pero en el caso de Orlando, puedo decir con certeza que lo que a él lo motiva no es tanto el dinero como la legalidad, la justicia apegada a derecho, el culto a la verdad y cosas como esas. Cosas de locos que andamos preocupándonos de tonteras en lugar de dedicarnos a hacer pisto a cómo dé lugar, jodiendo a quién se deje joder, en fin, siendo tan salvadoreños como podamos.

Y eso es lo que tiene a Orlando metido en la cárcel. No es otra cosa. Es un pleito estúpido de poder. Es el resultado de un capricho, de un pequeño personaje (tanto físico como mental) que en tanto le abundaba el capital, poco o nada le interesaba la propiedad en la que habían crecido él y sus hermanos. Él ya había decidido mucho antes que su residencia tenía que estar cerca de los verdaderos ricos del país, esos que no solo les bastó heredar grandes fortunas sino que las incrementaron exponencialmente robándose todo lo que pudieron del Estado salvadoreño aprovechándose de su cercanía al poder absoluto que aún significa el llegar a la presidencia del país. Herbert se había mudado a la cordillera de Santa Elena para estar ceca del club de millonarios.

El problema de Herbert no supo manejar su vida ni pudo sostener su empresa y mantener su capital, el cual se vio mermado hasta llegar a la casi bancarrota. Y entonces se acordó que había una propiedad heredada en mancomunidad (pro indiviso) con sus hermanos y que si se adueñaba de ella podía conseguir muchos millones parcelándola en pequeños lotes al mejor estilo de los desarrolladores salvajes que nos han dejado sin aire ni agua en la ciudad. Y se topó con su hermano Orlando, quien tiene una mirada diferente acerca de la responsabilidad ambiental y le dijo: ¡NO, esta propiedad no se descuartiza en lotes miserables!. Es nuestra herencia y es nuestro legado a la ciudad y se mantendrá tal como lo hubiera querido nuestro padre.

Ese es el origen del pleito y encarcelar a Orlando es una picardía más del sistema tan corrupto de justicia salvadoreño. No quiero pensar que el Presidente de la CSJ tenga participación directa en esta acción, pero no me cabe la menor duda que otras personas, creyéndose amparados por su cercanía a él, han cometido una serie de fechorías y leguleyadas para meter a Orlando en la cárcel. Y de paso, han quedado bien con los jefes mafiosos del partido ARENA que resienten mucho las opiniones públicas de Orlando quien ha sido un duro crítico del mercantilismo a ultranza que se parapetó en ese partido, tras la llegada del señor Alfredo Cristiani al poder.

Y para terminar, voy a citar aquí una opinión dejada por un anónimo en este mismo diario dentro de la noticia del encarcelamiento de Orlando.

Talvez algunos no se acuerdan o estaban muy pequeños cuando este señor no se dejó mangonear por Boris Eserski y Calderón Sol, por lo que perdió su puesto en la SIGET. Tampoco se han de acordar que regresó a la SIGET por una orden de la Corte solo para que lo volvieran a expulsar por querer hacer lo que mandaba la ley. Tampoco se acuerdan a toda la gente que le tiró duro en su programa en el Canal 12. Ahora se están vengando de él, eso es todo. Y la familia que nunca lo ha querido (por “socialista”) ahora se está vengando. Mal por los que lo critican, no conocen a Orlando de Sola”.

You can leave a response, or trackback from your own site.