Politica de Estado

Se requiere tener Políticas de Estado y menos politiquería

Por Hermann W. Bruch

La crisis que nos destapó el reciente temporal nos ha dejado anonadados. Se habla de que ha sido le peor temporal que hemos vivido en toda la historia de nuestro país, al menos en la que ha quedado registrada en los anales. Toda crisis es una oportunidad de aprender, pero también podemos tomar el camino equivocado y no hacer nada, o hacer lo que no se debe hacer. De nosotros depende.

Ha quedado evidenciado que hemos fallado como sociedad. Nuestra vulnerabilidad es esa evidencia y nada ganamos con meternos al eterno debate de si esto lo hemos heredado de gobiernos anteriores o si tal o cual. No debemos caer en esa trampa propia de la politiquería que parece ser lo único que recibimos de la clase política obsoleta y caduca.

Lo que necesitamos ahora es retomar el esfuerzo comenzado hace muchos años con el proyecto de desarrollar un Plan de Nación que tristemente enterró nuestro flamante presidente Flores y que recibió el golpe de gracia del presidente Saca. Ahí teníamos una aproximación a una visión de mediano y largo plazo, al mismo tiempo que se esbozaron las Acciones Iniciales del Plan de Nación, trabajadas por Regiones y sus vocaciones naturales.

Qué triste que todo ese trabajo haya quedado en el olvide y bien haríamos con resucitarlo. Eso sería una demostración de voluntad política y evidenciaría una cualidad de estadista de parte del presidente Funes que debiera ser el líder nato de esa iniciativa.

De todas maneras, de lo que se trata es de elaborar Políticas de Estado diseñadas a ordenar nuestra institucionalidad en torno a objetivos claros, consensos mínimos y estrategias integrales. El CES debiera ser el semillero de este proceso, pero reforzándolo con un renovado Centro de Diagnóstico, Análisis y Planificación. No debemos tenerle miedo a la palabra que fue satanizada por quienes no querían ningún tipo de regulación mucho menos de planificación aduciendo que estos términos tienen connotaciones “socialistas”. Y yo me pregunto ¿y qué? Al diablo con las satanizaciones. Somos un solo país, dependiente en grado sumo (no nos creamos esa paja de la independencia), y no podemos andar siendo más papistas que el papa. Los países más avanzados tienen sus propias instancias de planificación y de regulación y cuando las han abandonado, han provocado el desastre, tal es el caso de los EE.UU. y su sistema financiero colapsado.

Por supuesto que tampoco debemos satanizar al mercado, pues su vigencia y su vocación de ser el mejor regulador que ha existido si se lo deja de manosear, debe ser aprovechada inteligentemente. Los salvadoreños debemos unir nuestros esfuerzos en construir una visión conjunta del país que todos queremos, dejando atrás a las carretas, adoptando más bicicletas, motocicletas y luego carros, aviones y cohetes.

Nuestra capacidad productiva debe se reactivada y direccionada a no solo suplir nuestras necesidades sino también a exportar. Y de pasada debemos readecuar nuestro consumo para volverlo menos dependiente de importaciones. En fin, los expertos saben bien lo que hay que hacer y si nuestros diputados, debidamente elegidos por el pueblo y no por las cúpulas (voto por personas y no por banderas – ¿dónde están los 4 Magistrados magníficos de La Sala?),se dedican a legislar inteligentemente en torno de estas nuevas Políticas de Estado, para fortalecer la institucionalidad, entonces sí podemos esperar avanzar en la dirección correcta para comenzar a abandonar ese triste lugar como el país más vulnerable del mundo.

Es hora de botar esas torres de marfil del mal llamado neoliberalismo y comenzar a construir diques que nos permitan contener los desastres que la naturaleza nos depara, cada vez con más virulencia en el futuro. Y los que estábamos equivocados no tengamos miedo de aceptarlo. Y la primera aceptación es que equivocados estábamos en ambos lados del espectro, mientras el pueblo se ha resignado estoicamente a ser un mero espectador.

El Salvador nos necesita a todos y todos estamos obligados a actuar.

You can leave a response, or trackback from your own site.