CUBA GANA, EL SALVADOR PIERDE
Por Hermann W. Bruch

Los cubanos se han llevado la mayoría de las preseas en los juegos de Cartagena. La supremacía cubana es indiscutible en deportes. Igual es indiscutible en otros aspectos, como en salud y en educación. También se lucen los cubanos pos su falta de libertades lo cual nos presenta una paradoja. La libertad no ha sido el mejor entorno para que los países latinoamericanos puedan superar su situación deficitaria en salud y educación. Tampoco en materia de seguridad ciudadana. ¿Por qué será?

El tema no se ha analizado desde esa perspectiva y no me atrevería a especular desde mi personal punto de vista. Lo que sí me atrevo es a hacer algunas preguntas que podrían llevarnos a pensar un poco más reflexivamente alrededor de esta situación.

¿Por qué será que en El Salvador tenemos libertad irrestricta de prensa, tal como lo dijo el presidente Saca en ocasión de celebrarse el día de periodista y los grandes medios de comunicación más parecen agencias de propaganda del gobierno que medios de información? ¿Será por los jugosos presupuestos publicitarios que reciben de parte del gobierno, una manera velada de comprar voluntades?

¿Por qué será que siempre tenemos dinero para despilfarrarlo en lo superfluo, pero nunca alcanza para abastecer de medicinas los hospitales? ¿De qué sirve tener un INDES, un Comité Olímpico, federaciones y toda una burocracia alrededor del deporte, pero nuestros deportistas no tienen suficiente dinero para entrenarse adecuadamente?

¿Por qué será que hablamos de que El Salvador es un país de libertades, pero los funcionarios públicos nunca tienen libertad de informar al pueblo con transparencia? ¿Por qué se esconden algunos funcionarios cuando los buscan los periodistas? ¿Por qué mienten constantemente, desde el presidente para abajo?

¿Cómo nos explicamos que en un país vecino como Nicaragua haya poca delincuencia y los programas preventivos de la Policía den los frutos deseados, y nosotros no hacemos más que aumentar día a día con los índices de homicidios habiéndonos convertido en uno de los países más violentos del mundo?

¿Cómo es que los cubanos hacen, siendo que su economía es tan deficiente por ser “comunista” , para tener altos niveles de educación, salud, vivienda, con bajos o inexistentes niveles de desempleo, mientras nosotros que somos un paladín del mercado y de las libertades económicas, no somos capaces ni siquiera de atraer inversión extranjera? ¿Cómo nos explicamos los altos precios de carros, casas, medicinas, electricidad, etc.? ¿No se trataba de convencernos que con las privatizaciones estaríamos en un paraíso de precios bajos?

¿Para dónde va la economía salvadoreña si no somos capaces de tener presupuesto? ¿Cómo vamos a financiarlo si no podemos emitir bonos, ni letes, ni podemos aumentar la recaudación fiscal pues a los empresarios les caen mal los impuestos y se las arreglan para evadirlos y os informales están fuera del alcance de los tentáculos de Hacienda? ¿Seguirán exprimiendo a los asalariados?

¿Dónde está la “intelligentsia” salvadoreña? ¿Qué viene ahora? ¿Tendremos un gobierno populista, antisistema, que dará al traste con todas las estructuras “capitalistas y mercantilistas” imperantes que han hecho agua?

Son sólo preguntas. Parece que nadie tiene respuestas y, peor aún, parece que a nadie le importa encontrar respuestas. Después de todo, El Salvador unido tiene sentido.

You can leave a response, or trackback from your own site.