Se acercan las fiestas y…

¿Qué más pruebas quiere la gente?

Por Hermann W. Bruch

Mi último artículo parece que la sacó roncha a mucha gente, especialmente a la que simpatiza con el FMLN, pero también a más de algún arenero y me han reclamado que no doy pruebas de las acusaciones. No sé qué más pruebas quiere la gente para aceptar que lo que nos están dando los partidos políticos y los políticos atrincherados en puestos de poder es inaceptable, es asqueroso, es falto de transparencia, es evidentemente corrupto y en el caso del narcotráfico, es un crimen de lesa humanidad. ¿Pruebas? Pareciera que la inteligencia de quienes demandan pruebas ha abandonado esas cabecitas atontadas por el fanatismo ideológico.

Yo me pregunto qué es lo que nos pasa, que somos capaces de defender lo indefendible y dejar pasar las atrocidades más grandes en aras de ideologías que, hoy por hoy, están obsoletas y caducas. Muchas personas han escrito cosas que dan risa, pero sus opiniones siguen siendo válidas tan siquiera para comprobar el estado de idiotez que se ha apoderado de nuestra sociedad.

Alguien me ha pedido que no escriba con el hígado, pero es difícil dejar de hacerlo cuando la razón parece no impactar a nadie. Incluso alguien me pidió que me identificara de antemano como de derecha para así no perder el tiempo leyendo mis opiniones. Es para la risa. Debiera ser lo contrario. Debiéramos leer ávidamente lo que piensan los que no piensan como nosotros (si es que pensamos o piensan), de esa forma preparamos mejor nuestros argumentos, nos instruimos mejor en nuestras convicciones (si es que las tenemos) y nos convertimos en un mejores ciudadanos.

Cambio y fuera.

La Navidad se acerca y quiero comentar algunas cosas positivas que se destacan dentro de todo los negativo que nos inunda.

Qué bien lo del Parque Bicentenario (parque de los Pericos) que nos han brindado las Alcaldías de San Salvador y Antiguo Cuscatlán en asocio con SalvaNATURA y con la colaboración del MARN. La gente de la Zona Metropolitana se los agradece de manera que no se puede describir con palabras. No han terminado de inaugurar la obra (que aún está en proceso) cuando miles de personas ya la están utilizando. Familias enteras con sus hijos, caminantes, trotadores, ciclistas, admiradores de lo bello, del aire puro, de la naturaleza en general. Felicitaciones a todos los que han hecho esto posible.

Qué bien lo del Paseo El Carmen de la ciudad de Santa Tecla. ¡Qué cosa tan grande de verdad! Y es solo el comienzo de algo muy importante que tiene que ver con la cultura, el bienestar, el esparcimiento, la solidaridad y la sana convivencia entre las personas. Felicidades al señor Alcalde por su visión, tenacidad y admirable gestión.

Qué bien por el trabajo que está haciendo el Ministro de Obras Públicas, contra viento y marea, contra grandes obstáculos y contra poderosos intereses que quieren detenerlo. Siga así señor Ministro. Ud. se ha ganado la admiración de mucha gente.

Qué bien por el trabajo de La Sala de lo Constitucional que nos ha dejado una mejor plataforma electoral. Un comienzo solamente, pero un buen comienzo. Ahora nos toca a los ciudadanos continuar el trabajo de presionar a la clase política para continuar con las reformas necesarias al sistema político en general.

Qué bien por los candidatos independientes que han demostrado mucha gallardía y fe en nuestro país. En verdad deseamos que hagan un buen papel en la campaña poniendo temas relevantes en la agenda política y dándole una lección a los partidos políticos que aún no han entendido cuál es su verdadera misión.

Qué bien por las personas que han decidido no quemar pólvora este año y ojalá que muchos más decidan hacer lo mismo. Dejemos que PolloCampero y otras empresas nos diviertan con espectáculos tan bellos como los que hemos presenciado, sanamente y sin niños quemados.

Demos gracias al Creador de habernos deparado muchas oportunidades a pesar de tanta vicisitud que se arremolina alrededor de nuestro país. Demos gracias a tanta gente buena que día a día trabaja con empeño y con buena actitud, enfrentando los desafíos propios de una época que está poniendo a prueba nuestra naturaleza y capacidad humana.

Felices Fiestas de Navidad y Año Nuevo a todos mis compatriotas, los que me toleran al igual que los que aborrecen. Todos son parte de esta tierra que aún se deja querer.

You can leave a response, or trackback from your own site.