Reflexiones alrededor de la palabra progreso
Por Hermann W. Bruch

La propaganda del gobierno nos atosiga contándonos las maravillas de Saca y el bienestar que estas maravillas le traen a la población. Y la población entera se traga la mitad o mejor dicho, la mitad de la población se traga las mentiras enteras.

De la misma forma, algunas empresas, establecidas o por establecerse, nos quieren dar atol con el dedo día a día con su publicidad. Publicidad abierta y publicidad disfrazada de noticias. Por ejemplo, las “noticias” nos cuentan – treinta y tantas veces por día – que los canadienses han inventado una manera de hacer minería que es tan verde que las aguas residuales se convierten en agua bendita.

No soy partidario de ahuyentar la inversión utilizando argumentos falsos y mezquinos como estilan hacer algunas organizaciones de fachada popular. Tampoco soy benevolente con empresarios que descuidan su responsabilidad social en aras de la maximización de las utilidades de la empresa. Menos partidario soy de funcionarios y autoridades de gobierno que se olvidan de la gente y protegen a los malos empresarios, que hoy en día son la mayoría. Lo digo así porque la máxima empresarial en estos tiempos es la maximización de utilidades en beneficio de los accionistas. Así reza el manual del buen administrador.

Ante esta visión, la única protección que tienen los consumidores son las instituciones del Estado que velan porque no sean víctimas de la voracidad de las empresas. Y qué bien que en El Salvador ahora contamos con una institución que realmente vela por los intereses de los consumidores o al menos se esfuerza en ello. El excelente trabajo que desempeña la Defensoría del Consumidor es encomiable especialmente porque es única entre pares. Solamente una personalidad fuerte, decidida y honrada como la de la Comisionada puede lograr lo que la Licenciada Jacir ha logrado en tan poco tiempo.

Es entonces necesario definir qué es lo que entendemos cuando hablamos de progreso. Una de las definiciones de la palabra progresar es crear desarrollo en un país o región. La otra tiene que ver con ir hacia adelante. No se hace progreso cuando se habla de cosas que nada tienen que ver con el avance de la gente y menos cuando se retrocede en materia de institucionalidad. La publicidad y la propaganda no logran el progreso. Sólo lo pregonan en ausencia de la esencia.

La campaña de la minería verde no busca progreso sino que distorsionar la opinión pública en aras de desarmar la oposición que el proyecto ha encontrado entre activistas que dicen proteger el interés de la gente, pero que en realidad buscan hacer negocio de su postura opositora. De igual manera que inescrupulosos activistas de la zona de Opico entablaron una campaña sucia en contra de la empresa Record, no precisamente para proteger la salud de los habitantes de la zona sino la de los bolsillos de un par de corruptos líderes de dichos activistas. Si la salud de los niños y trabajadores de dicha empresa era el objetivo, bastaba con entablar negociaciones con los propietarios para erradicar el problema de la contaminación. Ninguna fábrica es limpia, pero si se toman las medidas adecuadas, se puede mitigar el daño.
Ahora se ha causado un daño mayor pues cientos de empleados de la empresa han perdido su trabajo y hasta el momento, ningún niño ha mostrado señales de enfermedad a causa del plomo que se presume está depositado en su sangre. No defiendo la contaminación, pero hay que saber dimensionar el combate a la misma.

La explotación minera en la zona norte seguramente traería beneficios para la población si se logra llevar a cabo una balanceada negociación entre gobierno, habitantes y empresa. Sin trampas ni distorsiones. Pero así como se están dando las cosas, o no habrá minería, en detrimento del progreso de la zona, o la empresa mañosamente consigue los permisos de explotación y seguramente atentará contra la salud de los lugareños. ¿Es esa la manera correcta de buscar el progreso? No lo creo. Tampoco creo que en la zona de Opico hubo progreso al haber cerrado una fuente de trabajo. No creo que la salud de ningún niño de la zona haya sido mejorada al haber cerrado la empresa Record, pero sí puedo asegurar que ha aumentado la pobreza y el hambre en la misma zona.

Por lo tanto es necesario poner las cosas en su lugar y encontrar el sendero adecuado del progreso sin distorsionar su significado pues de lo contrario jamás lograremos abandonar el triste lugar que tenemos de ser una de las naciones más retrasadas del hemisferio y quizá del mundo, por supuesto si medimos el progreso en términos del bienestar de la mayoría de los habitantes de nuestro país y no en el absurdo y ostentoso bienestar de unos pocos privilegiados.

Para quienes no han visto este reportaje de El Faro, los invito a darse un paseo por la rivera del Rio Sucio.

http://www.elfaro.net/secciones/Noticias/20080421/galeria/riosucio.html

Por último , le tomamos la palabra a los candidatos que pretenden tener la fórmula mágica para llevarnos a otro estadio de bienestar. Hablemos de estos temas y no de sloganes trillados que usan términos como solidaridad, ingenio, creatividad, unidad, que no significan nada si no hay entendimiento y diálogo entre quienes dicen ser poseedores de la verdad.

You can leave a response, or trackback from your own site.