ANTES DE TERMINAR EL AÑO
Por Hermann W. Bruch

He estado callado por algún tiempo dando paso a la campaña política que nada nuevo nos ha ofrecido. La crisis financiera, otro tema interesante, ha sido tratada por todos los intelectuales y los legos del país. Todos nos han contados sus “verdades”, pero nadie nos ha contado la verdad, pues quizá nadie la conoce. Pero antes de terminar el año no he podido quedarme callado ante algunas cuestiones que ahora voy a comentar.

1. El MINEC (ministerio de economía para quienes no están enterados de las siglas),no trabaja para los salvadoreños. Nadie sabe para quién trabaja, pero nos atribulan las sospechas. ¿será para las transnacionales? A saber, pero nunca hemos sentido que trabaja para nosotros. Y ahora sale con la noticia, divulgada por algunos periódicos, que “estiman que la gasolina seguirá bajando…” ¡Por Dios santo!, ¿es que estos señores creen que somos idiotas o qué? Las noticias nos dicen que el precio del petróleo está a los niveles del 2004. Dando un margen a los ajustes del mercado, podríamos esperar que los precios de la gasolina y del diesel estén ahora a los niveles del 2005. Bueno, según mis records, en el 2005 el diesel estaba a $1.45 por galón. Hoy está a $2.43. UN DÓLAR ARRIBA. ¿Explicación señores del MINEC? Aquí me quedo.

2. Las armas de juguete del FRENTE. Pero ni sus mamás ni sus abuelitas se lo creen a estos señores. No soy ni arenero ni pertenezco a ningún partido, (gracias a Dios), pero por favor, no nos traten de “pendejos” señores políticos y señores de los medios de comunicación y señores de la fiscalía y otras “instituciones” del Estado. No sigo pues me enojo más.

3. La falta de crédito bancario. Es cierto que no hay mucho dinero en los bancos. Es cierto que mucha gente ha sacado su dinero y se lo ha llevado fuera por miedo a la llegada de los “comunistas” (denominación que algún medio de comunicación le da a los del Frente). Pero lo que nadie dice, no entiendo por qué (o mejor dicho sí entiendo por qué los principales medios no lo dicen), es que la principal causa es que el gobierno está “chupando” la mayor parte del pisto pagando tasas altas por los LETES. ¿Y para dónde va ese dinero? ¿Campaña, corrupción galopante de última hora? Nadie se atreve a decirlo. Nos pueden demandar. Lo cierto es que los subsidios no los está pagando el gobierno (pregúntenle a las Distribuidoras eléctricas y a las gaseras), tampoco el FOVIAL está cumpliendo con su mandato (cada quién es testigo del estado desastroso de nuestras calles, carreteras y caminos), el MOP se hace el “loco” con los trabajos pendientes (Diego de Holguín, semáforos y otros), en fin ¡a dónde se va la plata? Casas millonarias en construcción por altos funcionarios, compras de propiedades en el exterior de altos funcionarios, etc, etc. Mejor me callo.
4. Los falsos medios de comunicación y sus encuestas dudosas. A nadie se le escapa que hay un sesgo burdo, vergonzoso, insultante, de parte de los grandes medios de comunicación en el tratamiento de sus “noticias” y de sus páginas “informativas”. No tengo por qué extenderme en esto pues estaría siendo insultante con ustedes estimados lectores. Las encuestas, pues ni se diga. Ha aparecido una pléyade de “expertos” intentando explicar el por qué de las grandes diferencias entre en los resultados de las múltiples encuestas que de repente han aparecido como brotes de vegetación después de las primeras lluvias de mayo. Tampoco amerita mucho comentario, menos de este servidor que, además, se considera “inexperto” en la materia y no vaya a ser que me salga algún “experto” y me calle.
5. Las falsedades del gobierno que tenemos y sus truculencias. Esta es la parte más peligrosa y delicada de mi intervención. Pero no puedo quedarme callado, así es que aquí va. Si observamos lo que está pasando en el campo de las campañas y en el comportamiento del partido de gobierno, no podemos más que hacernos algunas reflexiones: (a) ¿ARENA quiere perder a propósito? (b) ¿El gobierno quiere que ARENA pierda a propósito? (c) ¿El capital está de huída? (d) ¿La derecha sabe qué está pasando? Trataré de explicar cada una de mis preguntas.
a. La campaña de ARENA es a todas luces una campaña hecha para perder. Lo dicen los expertos. Lo digo yo que algo entiendo de estas cosas. Lo dice todo el mundo. ¿Por qué será?
b. Antes de responder la anterior pregunta, veamos qué pasa con el gobierno y su propia campaña para enaltecer la imagen del presidente Saca, como si él es el que estuviera en campaña de reelección. El gobierno es el que controla la plata pues todos sabemos que el capital se retiró o fue retirado por el gobernante. Entonces la pregunta es ¿el gobierno quiere que pierda ARENA a propósito? Pues pareciera que así es. La especulación entonces es ¿por qué? Pues, imaginemos que podría haber una especie de pacto entre este gobierno y la cúpula del Frente para evitar posibles juicios que según los rumores podrían venir. La corrupción es tan grande y el enojo del gran capital es tan grande que todo se puede esperar. ¿solución? Un pacto con el diablo al mejor estilo nicaragüense. Los que entienden me entienden.
c. ¿El capital está de salida? Pues así parece pues no les queda otra. Los retiros masivos de dinero de los bancos no son el resultado de fuga de pequeñas cuentas de ahorro, aunque también eso está sucediendo pues la gente tiene que echar mano de sus ahorros para poder pagar las cuentas de la comida y todo lo demás.
d. ¿La derecha sabe qué está pasando? Me temo que no. La derecha en este país es una definición indefinida, pero dentro de las definiciones aceptables, la derecha es la gente que trabaja decentemente, sin picardías, sin acceso a licitaciones, sin “malandrinadas” y por lo general es la última en darse cuenta de qué es lo que pasa, algo así como en los matrimonios cuando a una de las partes le está poniendo los cachos a la otra.

Y para terminar, amigo lector y para cambiar un poco de tema, si es que aún sigue leyendo este artículo, tenga mucho cuidado pues hoy en día estamos desprotegidos. Nos están asediando por medio de la Internet para dejarnos en la calle. No le haga caso a ningún mensaje de los bancos, no importa qué tan reales o ingenuos parezcan. NO PROPORCIONE DATOS POR ESE MEDIO. Y cuando vaya de compras o de juerga, cuide su tarjeta de crédito como si fuera un niño de un año a quien no puede dejar solo ni un minuto. No vaya ser que le tomen los datos y le hagan compras por Internet usando los datos de su tarjeta. Los bancos lo saben, pero no han hecho lo que ya es usual en otros países, los POS inalámbricos que llegan a la mesa. Si va a un restaurante, mejor levántese y vaya a la caja a pagar pues de lo contrario, algún “abusado” mesero o cajero, le copia los datos y más noche se dedica a hacer sus compras navideñas usando su tarjeta.

FELIZ NAVIDAD y que el año venidero nos depare algún poquito de ventura para evitar que los políticos nos dejen en la calle (los de aquí y los de allá).

You can leave a response, or trackback from your own site.