El Salvador: 16 de marzo 2009
Por Hermann W. Bruch
hwbruch@gmail.com

El pueblo se ha expresado: fuerte y claro. Ha inclinado la balanza hacia un nuevo gobierno, pero no ha dado carta blanca pues un poquito menos de la mitad se ha quedado con lo viejo conocido y un poquito más de la mitad se ha atrevido a probar algo nuevo. La manera cómo los liderazgos entiendan el significado de este mensaje será determinante de qué va a pasar de ahora en adelante.

Hemos iniciado con algunos buenos indicios. El Presidente electo Mauricio Funes nos ha entregado un mensaje positivo, conciliatorio y maduro. El candidato perdedor, Rodrigo Ávila ha planteado su voluntad de conducir una oposición propositiva y vigilante. Muy bien ambos mensajes.

He mantenido siempre y, ahora con mucha más firmeza, que los liderazgos son los que marcan el rumbo de los pueblos y, si los pueblos son merecedores, sus líderes serán los adecuados. Si los pueblos han fallado, tendrán líderes falsos y peligrosos. La historia está llena de casos que demuestran estas verdades.

Creo, como muchos salvadoreños, que el pueblo de este país ha demostrado tener las cualidades necesarias para merecer un mejor futuro y, por ende, mejores líderes. Ha demostrado ser estoico y trabajador, pero también ha dado algunas muestras de su lado feo, especialmente el de ser animalita (malandro le llaman en otras partes). Así es que, lo que vaya a pasar no es más que el resultado de una voluntad colectiva. Si está bien intencionada y bien orientada, no me cabe la menor duda de que saldremos ganadores. Si, por el contrario, de lo que se trata es de revanchismos, iremos por el camino equivocado.
Mientras tanto, deseamos a Mauricio suerte en el desempeño de su labor como mandatario y que sepa enderezar el mal rumbo de esa falsa derecha que se apoderó del mejor espíritu de los salvadoreños y lo utilizó para enriquecer indebidamente a un grupo de gente corrupta, llevándose de encuentro a las instituciones del país. Ahora es el momento de de lograr ese verdadero cambio de actitudes necesario para el éxito. Las primeras señales han sido buenas y esperamos que sigan así.

You can leave a response, or trackback from your own site.