Diciéndolo como lo diría el MAS

Por Hermann W. Bruch

Muy buen artículo de Luis Mario Rodríguez del día miércoles 7 de octubre 2009, en la sección de Opinión de El Diario de Hoy. Honesto, intelectual, dirigido a su partido ARENA y a la derecha salvadoreña. A la verdadera derecha, como diría Alfredo Mena Lagos, otro arenero de corazón, pero disgustado y desencantado de lo que está pasando dentro del partido.

El domingo próximo se llevará a cabo una asamblea de los areneros y algunas cosas importantes están en juego. Y esto tiene alborotados a moros y cristianos dentro del partido tricolor. Desde afuera y sin los pasionismos de quienes cantan el himno puño cerrado, evocan a cada instante al Mayor y se visten con los colores rojo azul y blanco, puedo atreverme a opinar pues me considero de derecha, mal representado por ARENA y la mayoría de sus dirigentes mientras estuvieron haciendo de las suyas en el poder, igualmente desencantado por ello y, por qué no admitirlo, preocupado porque algún día pudiera tomar el poder el sector radical de la desubicada izquierda salvadoreña. Esto último me pone en riesgo de recibir escarnio de parte de mi hijo Carlos Hermann, pero igual, tengo que aceptarlo. Esa izquierda, la bolivariana, la del siglo 21, la chavista, castrista, evoista, orteguista, kirchenista, que cae dentro la descripción de “idiotas latinoamericanos” de los famosos autores del libro que los tipifica, esa izquierda, repito, me pone los pelos de punta.

Pero igual me ponen los pelos de punta los capitalistas abusadores, los falsos empresarios (esos que caen en la descripción de mercantilistas, pero que en realidad son oportunistas desalmados y corruptos), los políticos aprovechados que se olvidan y se burlan del pueblo que los elige. Igual que me sacan de mis casillas los falsos predicadores, pastores del dinero en lugar de almas; los falsos intelectuales que se dedican a escribir pomposos argumentos en pro de esto o aquello, o en contra de esto y lo otro. La falsedad me disgusta y lo digo con la arrogancia de quien puede decirlo con la frente en alto.

Volviendo al tema y al título. La publicidad del periódico MAS, de manera simpática nos plantea que las cosas hay que decirlas con sencillez, sin ambages y con honestidad (¿cierto señores del MAS?). Pues bien, lo que Luis Mario ha escrito y o que Alfredo Mena Lagos ha dicho en innumerables entrevistas y artículos, es que este domingo debiera definirse el rol de ARENA en el futuro electoral salvadoreño. Este domingo debieran unirse los buenos y desechar a los malos. Así de simple. Afuera Saca y sus compinches y corruptos allegados, Afuera Cristiani y su feo pasado (el de banquero, droguerista manipulador de precios de medicinas, compinche de ladrones de fertilizantes japoneses donados, etc.). Adentro los buenos y las buenas, que se han atrevido a desafiar al sistema interno de ese partido que otrora fue nuestra esperanza de paladín de libertades. Estamos atentos a lo que pase el domingo. El futuro de El Salvador depende mucho de ello. Pero más aún depende de nuestra libertad de llamar las cosas por su nombre. De eso se trata la libre expresión, mientras aún gozamos de ella.

Necesitamos de una derecha fuerte, robusta, limpia, capaz. En El Salvador hay gente que puede llenar esta descripción y esa gente es la que debe prevalecer el domingo. No los “ tres arbolitos” al servicio de Cristiani que más bien parecen macetas, tristemente descritos por el señor Walter Araujo el día de ayer en una entrevista periodística. No deben prevalecer los “saquistas” (sinónimo de saqueadores); no los oportunistas; no los corruptos; no los traficantes, ni los contrabandistas. Queremos un nuevo El Salvador y podemos tenerlo, siempre y cuando tengamos las agallas para echar a patadas a los que se han encargado de traer miseria a nuestro país.

El domingo es el día en que puede comenzar el futuro de un verdadero cambio para nuestro país. A ver si se puede.

You can leave a response, or trackback from your own site.